Artículos

  ¿Has oído hablar de alguna "Comunidad"?¿Conoces la palabra 'resiliencia'? Si a ambas preguntas tu respuesta es 'no' siento decirte que estás desactualizado.

 


Iniciamos con este artículo lo que previsiblemente sea una serie, remarcando que no será un trabajo de investigación extenso sino unas pinceladas que nos permitan hacernos una composición de algunas de las nuevas formas de convivencia que están surgiendo fuera de lo conocido hasta ahora: aldea -> pueblo -> ciudad -> megalópolis.


Ciudad 01 StockSnap H01L2BILXC

 Photo by Joey Kyber on StockSnap

  Según la ONU, el mundo cada vez está más urbanizado. Desde 2007, más de la mitad de la población mundial vive en ciudades, y se espera que dicha cantidad aumente hasta el 60 % para finales de esta década. Parece, por esta afirmación, que el movimiento migratorio global tiene un sentido único, del campo a la ciudad, pero es un hecho que existe una corriente casi subliminal que va en sentido contrario.

 

 small houses in green field with dark sky Imagen de wirestock en Freepik

Imagen de wirestock en Freepik

 Desde hace unas décadas están empezando a surgir agrupaciones de personas con intereses o intenciones más o menos comunes que deciden (con)vivir en un espacio definido. Ya se definan o configuren como ecoaldeas, comunidades (o comunas, término éste usado con tintes peyorativos con origen en la protohistoria hippie), espacios de convivencia o cualquier otro epíteto al uso, el hecho subyacente sigue siendo el mismo: gente que decide juntarse y experimentar(se) de un modo más cercano, participativo y consciente en la medida de sus posibilidades e independiente del número de personas que la conformen (como bien dice mi hermano en el camino Madas: '2 ya forman comunidad'), que suele variar mucho en el tiempo. 

 

  No pretendemos hacer en este artículo un análisis de las bases, motivaciones, tipologías, objetivos, medios y recursos de estas entidades.  En esta primera entrega nos limitaremos a mostrar ejemplos próximos en nuestra escala temporal humana, aunque probablemente existieran intentos previos con más o menos éxito en un pasado remoto. 

    Como primera muestra elegimos Auroville. La elección no es arbitraria, pues esta comunidad al sur de la India es la inspiración directa de nuestro proyecto.

matrimandir auroville.org
  Vista del Matrimandir - Fuente: auroville.org 
 
  Auroville nace de la inspiración del yogui Sri Aurobindo y su compañera espiritual Mirra Alfassa, llamada también La Madre. Fue ella quien se hará cargo desde el comienzo, cuando en 1954 dio a conocer lo que ella llamó "Un Sueño":
 
 
   

UN SUEÑO

 

  Debería haber en la Tierra un lugar que ninguna nación pudiese reclamar como suyo; donde todo ser humano de buena voluntad que tuviera una aspiración sincera pudiera vivir libre como ciudadano del mundo obedeciendo a una sola autoridad, la de la suprema verdad; un lugar de paz, de concordia y de armonía donde todo instinto de lucha en el hombre fuera usado exclusivamente para vencer la causa de sus sufrimientos y sus miserias, para superar sus debilidades y su ignorancia, y para triunfar sobre sus limitaciones y sus incapacidades; un lugar donde las necesidades del espíritu y el interés de progreso prevalecieran sobre la satisfacción de los deseos y las pasiones o la búsqueda de placeres y el goce material. 

  En este lugar, los niños podrían crecer y desarrollarse integralmente sin perder el contacto de su alma; la formación sería dada, no para pasar exámenes o para obtener certificados sino, para el enriquecimiento de las facultades existentes y la creación de otras nuevas. En este lugar, los títulos y rangos serían reemplazados por oportunidades de servir y organizar; las necesidades corporales de cada uno serían equitativamente cubiertas, y la superioridad intelectual, moral y espiritual se traduciría en la organización general, no por un aumento de placeres y poderes en la vida sino, por un incremento de las obligaciones y responsabilidades. La belleza en todas sus formas artísticas: pintura, escultura, música, literatura, serían accesibles a todos por igual, la facultad de participar del gozo que conlleva estaría limitado únicamente por la capacidad de cada uno y no por la posición social o financiera.

  En este lugar ideal, el dinero ya no sería el amo y señor; el valor individual tendría muchísima más importancia que la riqueza material o la posición social. El trabajo no sería el medio de ganarse la vida, sino el medio de autoexpresión y desarrollo de las propias capacidades y posibilidades, siendo al mismo tiempo un servicio ofrecido a la comunidad, que a su vez, proporcionaría a cada uno los medios de subsistencia y esfera de acción.

  En suma, seria un lugar donde las relaciones humanas que por lo común se basan casi exclusivamente en la rivalidad y la lucha, serían reemplazadas por relaciones de estímulo de perfección, de colaboración y de real fraternidad...

 Madre, Agosto 1954

 

  La comunidad se inauguró finalmente en 1968 y está auspiciada por la UNESCO y el gobierno de India. Tras 50 años de continuo desarrollo su estructura se ha ido haciendo má compleja y empieza a tomar la forma de una ciudad que visionó su fundadora. Si quieres saber más, te recomendamos que visites la web de la Asociación Auroville Internacional España: http://auroville.es y la propia web de Auroville: https://auroville.org.


 SA simbolo dourado transparente

    Nada le resulta más obscuro a la humanidad o menos accesible a su entendimiento -ya sea en cuanto al poder que la mueve o el sentido y propósito hacia el que se mueve que su propia vida comunitaria y colectiva. La sociología no nos ayuda, pues sólo nos ofrece la historia general del pasado y las condiciones externas bajo las cuales las comunidades han sobrevivido. La historia no nos enseña nada: es un confuso torrente de eventos y personalidades o un caleidoscopio de instituciones cambiantes. No alcanzamos el sentido real de todo este cambio y continuo fluir de la vida humana por los canales del Tiempo. Lo único que alcanzamos son fenómenos corrientes o recurrentes, fáciles generalizaciones, ideas parciales. Hablamos de democracia, aristocracia y autocracia, de colectivismo e individualismo, imperialismo y nacionalismo, del Estado y la comuna, de capitalismo y proletariado; avanzamos apresuradas generalizaciones y creamos sistemas absolutos que son solemnemente proclamados hoy sólo para vernos obligados a abandonarlos mañana; nos adherimos a causas y a inflamados entusiasmos cuyo triunfo se convierte en una temprana desilusión y, entonces, los abandonamos por otros, quizás por aquellos que nos habíamos molestado tanto en destruir. Durante un siglo la humanidad anhela la libertad y batalla por ella, la conquista al amargo precio de esfuerzo, lágrimas y sangre; del siglo que la disfruta sin haber luchado por ella se aparta como de una ilusión pueril y está dispuesta a renunciar a la desacreditada conquista a favor de algún nuevo bien. Y esto ocurre porque todo nuestro pensamiento y nuestra acción con respecto a nuestra vida colectiva son superficiales y empíricos; no buscan un conocimiento firme, profundo y completo, no se basan en él. La moraleja, sin embargo, no es aquí la vanidad de la vida humana, de sus ardores y entusiasmos y de los ideales que persigue, sino la necesidad de una búsqueda más sabia, vasta y paciente de su verdadera ley y propósito.

Sri Aurobindo
El ideal de la unidad humana, Cap. 1 (1915)
Sri Aurobindo

 

Contacto

  Si deseas contactar con nosotros:

⋅ Mensaje o llamada al   telefono fuenteblanca trans (+34 si llamas fuera de España).

⋅ Por redes sociales:       

⋅ Por correo a través de este formulario de contacto


 

Campañas y apoyo


    Este lugar lo arreglamos con nuestras manos (a veces con ayuda profesional y mucha ayuda voluntaria...) pero siempre se necesita economía para adquirir materiales, equipos, instalaciones...

   Apoya una campaña o si lo prefieres, dona de un modo más personalizado.

 

Pulsa en el enlace para acceder a los contenidos audiovisuales del proyecto